Gyn-ecología | ¿Por qué se enferman los ovarios?
11292
post-template-default,single,single-post,postid-11292,single-format-standard,mkd-core-1.1,ctcc-exclude-AN,ajax_fade,page_not_loaded,,burst child-child-ver-1.0.0,burst-ver-1.8.1, vertical_menu_with_scroll,transparent_content,blog_installed,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

En entradas previas ya hemos explicado qué son los ovarios, cómo funcionan y cómo es que se nutren. Esta ocasión, de la mano del trabajo de la Dra. Christiane Northrup[1], abordaremos algunas de las afecciones más frecuentes y las posibles causas detrás de estos padecimientos.

Antes de entrar propiamente en el tema es útil recordar que, como indica la Dra. Carme Valls Llobet[2], somos seres bio-psico-socio-ambientales y nuestra salud y el buen (o mal) funcionamiento de nuestro cuerpo dependerá de la interacción de todos estos factores. Por ello, cuando se habla de las posibles causas de una enfermedad, es preciso considerar aspectos como: la influencia de las emociones y la forma como las manejamos, el entorno en el que vivimos, nuestro espacio laboral, entre otros elementos (que suelen pasar desapercibidos, incluso en la práctica médica), y que parecen tener mayor peso de lo que imaginamos en nuestra salud.

De acuerdo con la medicina energética los ovarios son el equivalente femenino de los testículos masculinos. Para sobrevivir en un mundo orientado a los hombres, una mujer debe usar su energía ovárica o, en otras palabras, aprender a usar sus “cojones”.

Estos centros de energía creativa se mantienen dinámicos toda nuestra vida, no quedan como tejido inerte una vez que la mujer termina su ciclos menstruales. De hecho, las culturas taoístas consideran que los ovarios contienen la fuerza vital que produce energía sexual constantemente. La sabiduría ovárica representa nuestra creatividad más profunda y única, especialmente relacionada con lo que creamos en el mundo exterior. Así como una madre no puede controlar la viabilidad de la vida que gesta, nos dice la Dra. Northrup, todas las creaciones (bebés, arte, literatura, proyectos, etc) que proceden de lo más profundo de nuestro interior, es decir de nuestra sabiduría ovárica, tienen una vida propia que tenemos la responsabilidad de iniciar y permitir.

Siguiendo esta perspectiva, los problemas ováricos pueden desarrollarse cuando la mujer no hace caso de su sabiduría creativa interior, sea por miedos o inseguridades sobre el mundo exterior, o porque cree que personas y circun­­stancias exteriores a ella le impiden ser fiel a sí misma y vivir desde su centro. También pueden afectar a los ovarios la energía de la venganza y el rencor, o el deseo de desquitarse.

Quistes ováricos

La mayoría de los quistes ováricos que he visto están en el lado izquierdo,

lo cual simboliza, creo yo, http://healthymanviagra.com/ lo femenino herido en esta cultura.
C. Northrup

Nosotras estamos hechas para expresar nuestra naturaleza creativa a lo largo de nuestra vida. Nuestras creaciones cambian y evolucionan, igual que nuestros ovarios. Mientras esta energía creativa se expresa, los ovarios se conservan normales; sin embargo, cuando se bloquea -por estrés por ejemplo-, pueden producirse y persistir quistes grandes y anormales.

En las mujeres pre menopaúsicas los quistes que miden menos de 4 cm de diámetro se consideran normales. Se llama “funcional” a un quiste cuando es parte del proceso de ovulación[3]. Un quiste anormal puede contener líquido, sangre y desechos celulares.

Ovarios poliquísticos.

Este es un trastorno complejo porque influyen en él emociones, pensamientos, alimentación y la historia personal; es una señal de un desequilibrio hormonal subyacente. Si bien se desconoce la forma en la que se produce[4], se sabe que está muy relacionado con el exceso de grasa corporal.

El principal problema de este trastorno es que los ovarios no producen óvulos y el cuerpo produce demasiados andrógenos, por lo cual las menstruaciones cesan o se vuelven irregulares.

En muchas ocasiones el alto nivel de andrógenos coincide con un nivel elevado de insulina, y éste a su vez es consecuencia de una dieta a base de alimentos refinados. Es importante entender esta conexión porque influye directamente en el desarrollo cíclico normal de los óvulos, impidiéndoles crecer y madurar.

En estas condiciones, los niveles hormonales permanecen estáticos y los ovarios se llenan de pequeños quistes producto de óvulos subdesarrollados.

Cáncer de ovario

En Estados Unidos es frecuente que se extirpen ovarios sanos con el propósito de “prevenir” un futuro cáncer. Sin embargo, no suele considerarse que la extirpación prematura de ovarios se asocia a un mayor riesgo de osteoporosis y enfermedad cardíaca, así como a otros problemas, como la disminución del deseo sexual.

El cáncer de ovario se produce cuando algún tipo de célula ovárica comienza a reproducirse y proliferar rápidamente formando un tejido anormal. En lugar de extirpar debemos comprender mejor la sabiduría y energía ováricas.

Factores causales posibles

La medicina ortodoxa no ha logrado descifrar causa del cáncer de ovario; epidemiológicamente está relacionado con una dieta rica en grasas y el consumo de productos lácteos. Diversos estudios han relacionado también el uso de polvos de talco aplicados en los genitales externos, o en las compresas sanitarias, con el “cáncer epitelial”. Estas sustancias podrían irritar la membrana que recubre el ovario y ser un factor de riesgo de cáncer.

Otros factores relacionados con el cáncer de ovario son: toxinas que envenenan los oocitos, la radiación, paperas, virus, hidrocarburos policíclicos (presentes en el humo de cigarrillo, cafeína y ácido tánico), niveles elevados de gonadotropinas (presentes en los fármacos para la fertilidad), niveles permanentemente elevados del andrógeno androstenediona, entre otros.

Ahora bien, desde ciertos enfoques, el cáncer de ovario podría ser consecuencia de rabia o rencor no expresados, o bien, de la necesidad de autoridad o aprobación masculinas.

Cuidado del útero y los ovarios, o espacio pelviano:

–        Comprende que tu creatividad innata (simbolizada por tus ovarios) está siempre presente en ti, estén físicamente en tu cuerpo o no.

–        Encuentra una actividad creativa que te haga sentir que se detiene el tiempo.

–        Hazte un tiempo cada día para hacer algo creativo que tenga sentido para ti.

–        Haz una lista de tus creaciones pasadas.

–        Conscientemente despréndete de ellas para entrar en una creatividad mayor.

–        Si todavía estás aferrada a alguien o algo que has creado e intentado controlarlo, experimenta cómo es soltarlo y confiar.

–        Comprende que el mundo exterior necesita tu poder creador, que puede servirte a ti y a los demás.

 

[1]Este texto se basa en el Capítulo VII del Libro Cuerpo de Mujer, sabiduría de mujer de la Dra. Christiane Northrup.

[2]Para conocer el trabajo de esta endocrinóloga española, recomendamos el libro Mujeres, salud y poder, y sus colaboraciones en la revista Mujeres y salud.

[3]Sobre este punto, la Dra. Northrup abunda en los quistes lúteos, foliculares y neoplásicos benignos. Si te interesa profundizar, en su libro encontrarás más desarrollado el tema.

[4]Si quieres leer más sobre los ovarios poliquisticos, te recomendamos el texto de Susun Weed que publicó Erika Irusta.

Para saber un poco más, también puedes leer en la página de MedLine Plus.

 

Comenta aquí