Gyn-ecología | ¿Cuál es la historia de la aromaterapia?
11242
post-template-default,single,single-post,postid-11242,single-format-standard,mkd-core-1.1,ctcc-exclude-AN,ajax_fade,page_not_loaded,,burst child-child-ver-1.0.0,burst-ver-1.8.1, vertical_menu_with_scroll,transparent_content,blog_installed,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Origen e historia de la Aromaterapia

Y bueno, para entender mejor la historia de la ahora conocida práctica de la aromaterapia, enfoquémonos en el hilván del aroma en la historia de la humanidad y de su cultura. Es innegable que el ambiente natural donde habitan los vegetales, está ahí antes que el hombre. De tal forma que cuando éste hace su aparición, el aire está lleno de aromas que este mundo ha fabricado. Las caminatas por bosques, selvas, al encender el fuego, el recostarse sobre la hierba, la brisa del mar, son experiencias aromáticas que aún hoy son capaces de impactar la psique del ser humano. No es extraño entonces, que los aromas se asocien de manera natural a las divinidades etéreas pero presentes y capaces de modificar nuestro entorno y a nosotros mismos.

Culturas como la Egipcia desplegaron toda una técnica aromática: embalsamar momias, preparados con fines medicinales, protección contra efectos adversos por el clima, desarrollo de rituales y ceremonias con incienso;  también utilizaban aceites aromáticos como medicina al igual que para el masaje y sus baños.

Otras culturas como la Hindú han empleado en su sistema medicinal ayurvédico gran variedad de aceites esenciales. En China, Grecia y Roma también los empleaban para sanar heridas, lubricar la piel, repeler insectos, purificar el aire,  embalsamar cadáveres, en masajes y en baños aromáticos.

En el siglo X dC se descubrió en Arabia un proceso de destilación que dio fama a lo que se llegó a conocer como los “perfumes de Arabia”.  Durante la época de las cruzadas este proceso fue llevado a Europa por los cruzados.  Desde aquel entonces los aceites esenciales han formado parte de la herbología occidental.

En nuestra América, las culturas precolombinas lo hicieron y siguen haciendo a través de las “limpias” y el Temazcal; La Historia consigna desde siempre, el empleo de las sustancias aromáticas como medicinales.

 A finales del siglo XVIII al comenzar el desarrollo de medicamentos sintéticos, el uso de aceites esenciales y plantas como remedios y curas fue eclipsado, sin embargo, un accidente en un laboratorio químico a comienzos de los 20’s revivió el uso de estas sustancias y estableció un precedente que generó una nueva ola de investigaciones y aplicaciones que forman hoy parte de la aromaterapia moderna.  En esa época el químico francés René Maurice Gatefossé trabajaba en su laboratorio en el desarrollo de un nuevo perfume cuando de pronto, se produjo una explosión fuerte que le quemó un brazo y otras partes del cuerpo.  Cercano a él se encontraba un contenedor con aceite de Lavanda y allí Gatefossé, preso del dolor y buscando apagar el fuego que lo quemaba, sumergió el brazo.  Rápidamente sintió alivio a su dolor, pero más sorprendente fue que posteriormente y en cuestión de días había sanado la quemadura completamente y comparado con otras quemaduras que había sufrido en otras partes del cuerpo, ésta no dejó cicatrices y le dio poca molestia durante el proceso de cicatrización.  Gatefossé se sintió intrigado y decidió estudiar más de cerca las propiedades de la Lavanda y otros aceites esenciales.  En 1928 publicó en francés un libro titulado Aromatherapie acuñando así el término.

En aquellos años el trabajo de Gatefossé no despertó mucho interés entre médicos y científicos.  No es sino hasta la segunda guerra mundial que el médico francés Jean Valnet, utilizó con éxito varios aceites esenciales para tratar las heridas en soldados sufridas en el campo de batalla. Una vez terminada la guerra Valnet siguió experimentando con aromaterapia, extendiendo su uso al tratamiento de problemas emocionales.  En 1964 Valnet escribió un libro con el mismo título que el anterior de Gatefossé.  Este libro se convirtió en el libro de texto fundamental de la nueva disciplina.

Todo este vasto y maravillosos mundo de los aromas sin asomarnos ni poquito en la práctica de la aromaterapia sutíl

-Anael Albarrán

Comenta aquí