Gyn-ecología | El efecto de los sustos en ciclo menstrual
11359
post-template-default,single,single-post,postid-11359,single-format-standard,mkd-core-1.1,ajax_fade,page_not_loaded,,burst child-child-ver-1.0.0,burst-ver-1.8.1, vertical_menu_with_scroll,transparent_content,blog_installed,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Hace un par de días todo México central ha sufrido un buen susto a causa del temblor del día 19 de septiembre del 2017. ¿Cómo afecta el terror a las mujeres específicamente? Bien, nuestro sistema hormonal se basa en un equilibrio que requiere de muchos factores para mantenerse: alimentación, salud general, ejercicio, relaciones sexuales y también la calma y paz.

Cuando sufrmios un estrés muy grande, o un susto como el que muchas mujeres tuvieron esta semana en México, Guatemala o el caribe entero… el cuerpo segrega una hormona llamada Cortisol, más conocida como la “hormona del estrés”.

Esta hormona es segregada por las glándulas suprarenales y tiene inumerables funciones para la regulación del cuerpo y su sangre en situaciones extremas. Por ejemplo, eleva los niveles de azúcar cuando hay que huir permitiendo tener más energía para hacerlo, tiene también efectos antiinflamatorios, en caso de que el cuerpo esté herido y requiera huir, también estimula la desintoxicación en caso de envenenamiento… en pocas palabras, junto a la adrenalina, el cortisol nos mantiene vivas en los momentos más estresantes y peligrosos.

Una característica fundamental de esta hormona que las mujeres debemos conocer es que “Desconecta el sistema reproductivo, resultando en un incremento de la probabilidad de un aborto no provocado y, en algunos casos, infertilidad temporal. La fertilidad vuelve después de que los niveles de cortisol se hayan reducido de nuevo a los niveles normales.39​” (Wikipedia).

¿Qué quiere decir que el sistema reproductivo se “desconecta”? Significa que todas las hormonas que ejecutan el fluir del ciclo menstrual femenino (ovulación y menstruación) dejan de producirse mientras el Cortisol está elevado y hasta que vuelve a sus niveles normales. Es decir, el ciclo femenino se suspende momentáneamente hasta que las fuentes de estrés desaparecen, esto implica que no habrá menstruación ni ovulación retrasando la llegada de ambos procesos hasta que la paz esté presente nuevamente.

Así que todas las mujeres que han sufrido los embates de la naturaleza en estos días, no se asusten si no llega su menstruación a tiempo, probablemente se retrase una o dos semanas hasta que el orden vuelva a estar presente en nuestras vidas.

¡Animo latinoamérica!

 

Comenta aquí