Gyn-ecología | ¿Cómo uso los aceites esenciales?
11366
post-template-default,single,single-post,postid-11366,single-format-standard,mkd-core-1.1,ajax_fade,page_not_loaded,,burst child-child-ver-1.0.0,burst-ver-1.8.1, vertical_menu_with_scroll,transparent_content,blog_installed,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Los aceites esenciales son destilados de las plantas medicinales que utilizamos en el ámbito de la medicina natural y herbolaria para sanar. Si no sabes qué son, te recomendamos leer este artículo antes.

Podemos elegir cómo aplicar los aceites esenciales definiendo, para comenzar, si queremos sus propiedades químicas (medicamento) o sus propiedades sutiles o energéticas (aroma). En este apartado exponemos cómo funciona el mecanismo de absorción por medio de la piel para obtener sus propiedades químicas o medicinales.

Forma de aplicación recomendada para aceites esenciales.

1. Aplicar el aceite directo sobre piel más delgada de las muñecas de las manos, detrás de las orejas, al interior de los tobillos: la  piel de estas zonas del cuerpo absorbe los aceites esenciales más rápidamente y permite que atraviesen  epidermis y dermis alcanzando vasos capilares, glándulas sudoríparas, receptores nerviosos sensitivos.

Recurrimos a esta interacción cuando queremos absorber vía cutánea los principios medicinales de el aceite esencial en cuestión. Por ejemplo, las propiedades químicas calmantes y somníferas de la lavanda son aprovechadas de mejor manera cuando las aplicamos vía cutánea que cuando solo la usamos vía olfativa.

Dosificación: en aplicación directa se usa 1 gota del aceite esencial o mezcla de aceites .

Precauciones: no todos los aceites pueden usarse directo sobre la piel pues generan irritación, quemaduras o manchas. Asegúrate de informarte sobre el aceite que usas y de hacer una prueba en una zona pequeña de tu piel antes de aplicar una gota completa del aceite esencial.

2. Aplicar el aceite vía vapor de agua es una técnica que mantiene la misma lógica que la descrita antes a diferencia que el vapor favorece la apertura de los poros y mejora la absorción a la vez que la dosifica evitando posibles irritaciones en la piel. Por ejemplo, el aceite esencial de orégano aplicado directo en la piel quema inmediatamente generando una mancha en las zonas donde se aplicó (excepto en palmas de las manos y plantas del pie donde si se puede aplicar), sin embargo, al usarse en vaporeos se captan sus propiedades antibacteriales y permite que penetre sin quemar o manchar la piel.

Dosificación: hervir medio litro de agua, cuando hierva y saque vapor apagar y agregar 5 a 7 gotas de aceite, dependiendo su fuerza. Aplicar el vapor en la zona deseada.

3. Aplicar el aceite por medio de un vehículo como crema, ungüento, pomada, arcilla, aceites vegetales, gel, agua fresca, etc. Sigue la misma lógica de penetración vía cutánea que la aplicación rebajada de los aceites para aprovechar sus propiedades medicinales y evitar su acción irritante sobre la piel. Además, según el vehículo con el cual se rebajen los aceites, tendremos diferentes características añadidas a nuestras recetas esenciales.

Dosificación: dependiendo el vehículo en el cual diluyamos el aceite deberemos agregar más o menos cantidad de aceites esenciales, sin embargo se recomienda un máximo de 10 gotas en total para 500 gr o 500 ml de vehículo. La manera más sencilla de usarlos diluidos es con agua. Por ejemplo, para tratar una herida, puedes tomar un poco de algodón y  lo remojas con agua y agregas 1 gota de aceite esencial de Árbol de Té (Tea Tree), así puedes desinfectar y favorecer la cicatrización en lugar de usar alcohol.

Para destacar el uso de las propiedades sutiles de los aceites esenciales debemos aplicarlos ligeramente diferente para evitar el efecto medicamentoso. Sin embargo, al usarlos como medicamento debemos siempre considerar sus cualidades energéticas ya que no puedes evitarlas. Por ejemplo, al utilizar una gota de aceite esencial de menta en las fosas nasales de un niño para descongestionar su nariz (debido a las propiedades químicas desinflamatorias de la menta), debes considerar que una de las propiedades sutiles es “despertar” la mente y el niño puede quedarse despierto más tiempo.

Comenta aquí